perrogato

Cuidado de Animales Geriátricos.

Las razas de perro pequeñas suelen vivir más que las grandes y alcanzan la edad geriátrica un poco
después. Como orientación, se puede considerar geriátrico a un perro a partir de los 7 a 9 años.
En cuanto a los gatos, la mayoría de los especialistas consideran que un gato empieza a entrar
en la etapa geriátrica hacia los ocho años.
Hay que vigilar el estado general del paciente, mucosas, temperatura, evaluación de la función cardiovascular,
control de vacunas y desparasitaciones. También es conveniente una analítica de sangre completa.

Que el animal no atienda las órdenes, se comporte de forma extraña, deje de controlar sus deposiciones, etc. no es
algo “normal” cuando envejece. Hay que detectar estos problemas lo antes posible para ralentizar su evolución.
Prevenir la formación de placa dental es muy importante: una alimentación adecuada y una limpieza habitual en casa son fundamentales. Una limpieza en la consulta es un procedimiento que requiere anestesia general, por lo que su prevención cobra una especial relevancia.
Es muy importante revisarla en perros no castrados. La
hiperplasia de próstata es una enfermedad muy frecuente, pero
si se detecta a tiempo se puede controlar fácilmente y evitar
complicaciones.

Cuando un animal envejece suele ganar peso, lo que le predispone a sufrir muchas enfermedades. Además, sus
necesidades nutricionales cambian, por lo que debe
recibir una alimentación adecuada a su edad.
Con la edad, los animales tienden a padecer artrosis, y
más si sufren sobrepeso y no llevan una vida sana. La artrosis se puede prevenir o, si ya está presente, hay tratamientos que mejoran la calidad de vida del animal.

Información sobre el autor

admin

No hay comentarios

Deja un comentario