procesionaria-png_616148604

ORUGAS PROCESIONARIAS ¡UN PELIGRO PARA TU PERRO!

La oruga procesionaria se encuentra en zonas en las que hay pinos. Son fácilmente reconocibles por las hileras que forman.
Perros y gatos son especialmente sensibles a ellas.
Si los pelillos de la oruga entran en contacto con tu perro, notará en la zona picores, urticarias o sensación de quemazón.
Si la toca u olfatea empezará a babear o a rascarse la zona de la boca.
Si la chupa, puede necrosarse la lengua: se vuelve de un color morado rojizo y puede llegar a caérsele un trozo.
Si se la come o se la traga el veneno que tiene puede producir necrosis en la garganta además de en la lengua y el perrillo puede llegar a morir.

Qué hacer si nuestro perro ha tenido contacto con una
Llevarlo al veterinario lo antes posible
Si no es posible llevarlo al veterinario, lavar la zona afectada con abundante agua.

¡Tenes mucho cuidado y disfrutad de la incipiente primavera!

Desde la Clínica The Cat´s Smile os deseamos un buen día.

Información sobre el autor

admin

No hay comentarios

Deja un comentario